domingo, 12 de diciembre de 2010

Intoxicados

miércoles, 23 de junio de 2010

Es común experimentar la sensación al rechazo. Es así. Sería más que improbable ser aceptados por todos sin condición. Reflexionando las horas precedentes, ahonde en experiencias pasadas tanto propias como ajenas ,que fueran conocidas para mí y que permanecieran en mi recuerdo por su intensidad sentimental.
Para empezar está el miedo a hablar en público, es un típico miedo propio de los seres humanos. Las personas corrientes , de carne y hueso, no son líderes políticos defendiendo un programa político , unos dogmas determinados,...no lo son y jamás lo serán .Las sosegadas vidas que llevan no sirven para hablar en público.Dado que un día corriente podremos encontrarnos con una veintena de personas harto conocidas de manera recíproca. El miedo a ser rechazado ,en este ámbito ,ahonda en el hablar ante una gran masa, donde las voluntades individuales se alinean para formar una sola identidad como masa , colectivo o congregación. Al igual que los insultos, hablar en público puede remover la tierra bajo nuestros pies y socavar el más impertérrito temperamento.
Respecto de los insultos o descalificativos, la mecánica sería la siguiente: si al caminar por la calle despreocupadamente , recreándonos con nuestro paseo, sin llamar la atención de los demás recibieramos un insulto de alguna persona, éste irá a socavar nuestra confianza ya que para la persona agresora representamos o integramos algo que desaprueba por los motivos-y no razones-, que sean.
Sea!
Pero el móvil de estas líneas no eran hablar de insultos o el arte de hablar en público, que siempre pueden sobrellevarse con dosis de autoestima y confianza propia.
El miedo al rechazo es un fuerte motivador de no hacer.Te hace calibrar cada exteriorización. O que en la tarea de expresar nuestros sentimientos y emociones estos se vean soterrados por tan ponzoñoso licor.Es un motivo para hacer, para remar con ambos remos en sincronía ,para focalizar nuestra atención hacia esa persona, ese mérito académico o afectivo.
Bien sabemos todos, o acabaremos por saber lo que supone esta sensación que te agarrota y cuestiona cada buena intención que sale de nosotros , más o menos aceptada o adecuada. Todo por mantener una mentira. No queremos que vean lo vulnerable que somos, por eso nuestro ego nos ciega a veces , difuminando entre lo que tendríamos que hacer y lo que llegamos a hacer.
En definitiva, creemos que por mostrarnos como tal , vulnerables si cabe, caeremos en la infamia de los chismes de café de varios lenguarazes que se dedican a comentar cosas eminentemente concretas de otras personas para no tener que pensar en sus horribles vidas , eternamente rutinarias y poco ambiciosas , languideciendo en el fregadero de sus cocinas.Necesitamos de esta protección, porque sin ello , dejaríamos de aparentar ante alguien que ha conocido nuestra realidad , precisamente por ese anhelo ,de unos o de otros, de lograr un mérito afectivo, una relación de verdad.
Qué zafio y complicado es todo, de repente.

domingo, 23 de mayo de 2010

Hacia nunca,hacia nada..

-La gente depósita sus confianzas en sórdidas orejas. ¿Borrarías a la mayoría de tu agenda , si supieras de su mala fe?.Es la mezcla de hipocresía y coherencia que equilibra al ser humano. Es humano, es finito.

martes, 30 de marzo de 2010

Los extremeños se tocan


Parece que fue ayer cuando perdimos el lastre del arcaismo.Las lecheras de los grises avanzando con las sirenas, y éstos últimos apaleando estudiantes.Y es que hoy los niños no juegan a las chapas o al futbolín, juegan a tocar-se. Atrás quedaron las reiteradas advertencias de "te vas a quedar ciego" o "se te va a quedar la mano pegada". Han sido superadas por una dialéctica aún mayor: la libertad de las libertades.
Y es que en una sociedad tan modernizada (que no progresivamente avanzada), con tanta ansía de libertad renovada, existen multitud de generaciones que no ha conocido penurias, escasezes y malos tiempos , en definitiva. Um profesor mió ,dice respecto a esto: Que aburrido , siempre lo mismo. ¡No habeís conocido nada!. Él dice aburrido , cuando quiere decir, afortunados.Y bien sabe de nuestra dicha.
¿Que significa esto? .¿Hay que recortar tamañas libertades a los jóvenes?( a los mayores , se entiende que no , por estar dotados de relativa madurez, sólo de la "relativa") , ¿ser menos permisivos con ciertas actitudes?.
¡Que vá!, cada uno encontrara la horma de su zapato. En esto consiste el juego de las libertades y derechos en un Estado Democrático de Derecho- y de esto sabré un rato , sí que sabré, y lo que me toca ja!. Siempre que una persona yerre, podrá tener una segunda oportunidad para reponerse.¡Ojo!, esto no lo digo referido a ciertas actitudes sexuales liberales. Estoy abarcando un amplio espectro de miserias y excesos proporcionados por la vida en sociedad civil plural. Pero, ahora quitando herrumbre teórica a la cuestión.
Si tomamos el hecho de que hace unos meses , se nos sorprendía con una curiosa campaña progresista en la que se anunciaban unos cursos de asesoramiento que serían impartidos, en los institutos extremeños, a los jóvenes púberes para consagrar las bondades de la masturbación legítima y masculina.
Esto, en mi época ( no hace tanto curiosamente); lo llamaban " jugar al solitario"," pajear-se", "tocar-se"(creo que se sigue llamando así, como aviso a navegantes, blogueros ,en este caso) ; sin más ambages y con todos los caracteres mayúsculos. Uno tenía siempre un amigo que curiosamente era un gurú en estas monsergas y jerigonzas sexuales.Muy similar, al arquetipo de Roque , el Moñigo, personaje de El Camino de Delibes(DEP). Le contaba a uno el origen de la vida , si es que uno no estaba muy afilado en el tema(todo podía ser). O bien, comenzaba en idilio con sus camaradas las primeras danzas de cortejo en torno a las mujercitas, cualitativamente más desarrolladas, a pesar de contar con una pronta edad( el estirón femenino). Uno gustaba de vanagloriarse del tránsito pausado y cadencioso de una belleza contoneante , de paradigmáticos caparazones bajeros( con respeto ante todo).

Está claro, que con el paso del tiempo , uno atempera sus apetencias , o por el contrario , mal acababa, es así. Y para acabar diré , que ciertos jóvenes parecen haberse vuelto obsesos sexuales, hay de todo , supongo. Pero me choca la vehemencia de algunos en precoz materia sexual( no se tiene la ESO y se diversifica en esta asignatura; una de las excelencias, de hoy día) , y no querría dejar de remarcarla en estas líneas un poco vehementes también, por qué no decirlo.
Nuestros jóvenes , tendrán que aprender por vías tan inauditas , nunca claramente esbozadas dónde está su lugar .Y quiero decir que hay otras cosas , aparte de... ¡Qué decir los extremeños se tocan, España se toca!.


sábado, 20 de febrero de 2010

Última clase de música: recuerdo u memoria

Es extraño a veces como podemos hacer uso del recuerdo y de la memoria instintivamente o a voluntad , alternativamente.
Esta tarde sin mucho que hacer , me encontraba en mi alcoba , en un silencio ensombrecedor , a solas con mis pensamientos.
Haciendo uso del libro que adquirí en el día precedente, con voraz apetito empecé la lectura de uno de mis autores favoritos , que en lo más alto de las escalas literarias se encuentra para mí, este es , Kierkegaard.
In vino veritas , era la nueva secuela adquirida de mi autor predilecto, tras el cual me permito esconderme . La contraportada del libro me mostraba el argumento a pergeñar por parte del autor. Las relaciones amorosas desde la perspectiva de varios comensales , invitados a una exhuberante banquete, y expuestas desde sus puntos de vista más ocurrentes , entre sosegada reflexión y articulada efervescencia de la que dota el vino que enardece el espíritu ,aviniéndolo a declamarse, aquello de lo que no seríamos capaces de apostillar en estado de entera sobriedad.

Ayer en el metro , iba leyendo un libro de Ayala , La cabeza de cordero, me encontraba pues leyendo el prólogo iniciatorio de su libro, cuando noté la aspereza sensanción de ser observado por un extraño atisbo. Alcé la cabeza, entornando la mirada y allí estaba mi perpleja observadora. Al instante, la reconocí y la ubique en mí, en algún momento habíamos coincidido en nuestras existencias.
La profesora de música no dejaba de dirigir vehementemente la mirada ante la visión que se le presentaba. El imberbe muchacho que la compadecía años atrás, quizá por inexperta, quizá por lástima..en un parpadeo rayano a la década , se había tornado ante él un bachiller pródigo que enaltecía su esteticidad.

Por un momento, pensé que se dirigiría a mí impávida ante las miradas de los restantes pasajeros ,y que me haría rememorar ,al menos,que hiciera enmienda de acordarme de ella. Pero al no ver ademán en mí , supongo que barruntó un fracaso estrepitoso, en el cual me desentendería totalmente de ella y se contentó para sí, con haber observado por unos minutos al hombre ante el que se postraba lastimeramente encorvada. El tiempo había pasado factura, como usualmente se formula, pero entre este trasegado encuentro se observaba la inquisitiva mirada y el aplomo que propicia la edad. Creo que había recobrado las riendas del magisterio, el por qué de haber empezado esa carrera , sentía que volvía a sentir importante, tal como , el que desempeña un rol , valora merecidamente su esfuerzo por años de servilismo y aprendizaje, con la profusa sentencia de : ¡Ha merecido la pena!.
Me alegró por ella , porque los pre-adolescentes indolentes sin expectativa académica podemos ser muy crueles ,y en verdad , lo fueron, yo, por mí parte , miraba desde la letanía de las responsabilidad, su quejumbrosa angustia. Como en áquel momento, no me acerqué a ofrecerle mi apoyo, no estaban en mí esos gestos de madurez aún( he de confesar) , ella me la devolvió. No la culpó pero , al menos, puedo clamar que hice lo que estaba en mi mano.

La última clase , me acuerdo (y no rememoro), aquella que di en el instituto en el último curso de la educación obligatoria, en el mes de junio . En verdad, no ha sido así.

sábado, 13 de febrero de 2010

Loa a la Mujer en el día de los enamorados

Como cada año, se acerca el día de los enamorados, el 14 de Febrero , el día de San Valetín.
El abate santo que casaba parejas en la Roma Antigua, con destino de mártir.
Y el dilema perpetuo: ¿ Qué hacer en San Valentín?, planteado a un solterón respingón, como el que dirige estas líneas a una audiencia anónima.
Amó a toda mujer, a toda aquella , y a ninguna a la vez. Soy terriblemente indeciso en este ámbito, he de reconocer.Nada se pliega a mis expectativas,y es que no siento necesidad de dádivas .
Generalmente redunda en mí una idea por mi mente: y es que he de enfatizar en que sin el afecto de muchas mujeres, la atención amotivada,ese desasosiego turbador provocado por mí ,y que podría ser recíproco, en ellas .Nunca jamás habría podido vivir en sí, con toda su dignidad. Y por tanto, no podría haber arrellanado mi personalidad.Habría sido más infeliz,en definitiva.
Quizá pueda decirse que he resultado lacerado , de no idéntico resultado en todas las ocasiones, aunque de una preocupante pauta que rasgué los asexuados apetitos de cualquier espectador imparcial por conocer, aún sin título válido.
Ser hombre es algo completo, unitario , sustantivo. Amar en espíritu es compadecer , ansía de que compartan sus penas y sus dolores. El amor de la mujer es maternal , compasivo del amante como amor de una persona racional.
El sexo vulnerable son los hombres por más que se intente traspapelar después de milenios de dependencia sistemática y cosificación de la mujer.
Esto va por todas ellas, y en especial, por la que ocupa mi pensamiento a día de hoy,a la que convocó en mí con cada suspiro turbador. El día de los enamorados no hubiera adoptado sentido sin tí, sea lo que fuere lo que nos deparé el tiempo.
¡Vivo para la Verdad, el Bien y la Belleza!

lunes, 1 de febrero de 2010

El grito de Trostki

Luenga esta tarde en que me encuentro,hace unos minutos leía desinteresadamente un artículo de la revista de Historia de este mes, al hojear la revista, me detuvé en el artículo dedicado a la conspiración para la muerte de Trostki, y leí lo que sigue en adelante:
"El grito de Trostki dejó a Mercader tan anodadado que fue totalmente incapaz de rematar el crimen"(20/04/1940). Mercader golpeó a Trostki con una piqueta de alpinista en la cabeza. La fortuna quisó que se moviera al recibir el impacto , por lo que el golpe no fue mortal al instante. Pero le provocó una lenta agonía de la que moría horas después entre horrendos espasmos y dolores.

Algunas personas necesitan recapacitar seriamente sobre su arrogancia personal grandilocuente, nos pasamos la vida siendo tremedamente arrogantes y dejar aparcada ésta ,sería en muchas ocasiones, fuente de virtud . Digo esto , porque acabo de llegar de la calle , de buscar un lugar donde vendieran mi abono con descuento, por cada estanco de esta zafia ciudad, cuando topé con el último di con él. Anuncié a la dependienta que llevaba buscando toda la tarde , y que " me había arreglado la tarde", mostrando con ello una indirecta sensación de satisfacción y gratitud hacia la persona tras el mostrador.
A pesar de ello, me empezó a dirigir una pequeña charla acerca de que ella había decidido vendermelo , algo que encontré tremendamente petulante.
También hizó referencia a que ella no ganaba nada haciendo carnets de abono de transportes. Y que a pesar de ello había tramitado multitud de estos.
Enseguida, asombrado del ingenio ante el que me acontecía, apostillé como pudé ,que el carnet es requisito sine quanon para consumir el ticket mensual de abono de transportes.
Ella siguió con su perorata, acerca de que me vendía el abono porque le sobraba ,pero que podía habermelo no vendido.
Así que le dije: "Pues no me lo venda, me voy a otro sitio".
A lo que le siguió otros diez minutos incansables en los que si puedo decir que se le vió un tanto insegura- se puso a forcejear con las manos hacia un plástico de un carton de tabaco, señal clara de poca credibilidad en lo que uno mismo cuenta contraponiéndolo a lo que oye , discutiendo la ley antitabaco, haciendo referencia a la poca fiabilidad de mis fuentes informativas por el mero hecho de que no sabía indicar a partir de la cual me había informado de que el abono joven se ampliaba a veintidós años, todo ello entre otras lindezas aplacadas en valiente tentativa.

Al oír este grito ,el grito de Trostki, el grito que me llamaba desde este artículo al que me cobijé y vinculé con mi experiencia anterior.
Ramón Mercader se vió aplacado para terminar lo que había empezado, lo despreciable que había iniciado.Lo que no tengo duda es que esta señora del estanco, aficionada al proselitismo barato, a los tópicos de café y a la grandielocuencia, acuciada por demonios creados por ella misma, no habría instado ni un ápice en terminar aquel vil acto.
El séptimo poder: la prensa -me apuntó, lástima no saber que se es un producto del séptimo poder..idiota.



martes, 12 de enero de 2010

Una voz en el desierto I

En esta ocasión querría hacer llegar a mis seguidores- si los hubiere, y o lectores-si los hubiere, una perla que ha llegado a mis manos , en el día de hoy.
Es un texto que una persona, una voz en el desierto, vamos a denominar, ha escrito en su blog,tablón del tuenti, una conocida red social de Internet, y ha llegado a mí a través de mi equipo de subordinados en la redacción. Acaso pretendía decir que tengo una redacción entera para mí trabajando. Ese no es el tema de litigio en estos momentos. He respeto la integridad del mensaje en toda su dimensión , para no desvirtuarlo con mi sana crítica.

"hola buenas os quiero contar que la vida misma te da la espalda y otras veces te da la mano quiza siempre haya personas que tengan mas manos de la vida que espaldas de ella misma enfin yo tengo que ser de las personas que recibe muuchas espaldas y pocas manos y ero bueno saben lo bonito que es tener la vida emocionante os explico hay gente que tiene la vida resuelta tienen dinero mucho dinero pero que mas tienen? nada mas......... que dinero y luego estan las personas que no tienen dinero pero si una persona especial a la que puedes contarle todo pero todo eso se le llama confianza mucha gente prefiere el dinero otras la persona especial nose.... yo opino que siempre hay que tener un nivel un poco de dinero y un poco de confianza porque como se a dicho siempre que mucha confianza da asco y mucho dinero da mucho miedo tenerlo entonces que preferirian ustedes personas de todo el mundo dinero o confianza ?? juzqguen ustedes mismos........"

A parte de necesitar una botella de oxígeno para realizar esta lectura tan apasionada. Voy a intentar clarificar el contenido de esta breve epístola que ante nosotros se presenta.
La entrada , que decir, es un quizás subrepticia, desconfiada, sin ánimo de incordiar , como entreabriendo la puerta pero sin molestar mucho para que no se forme corriente.
La vida misma apostilla nuestro interlocutor, esto es, la vida concebida desde una perspectiva finalista, la vida en sí, como un fín en sí misma.
A primera vista, ya se decanta por una postura maniqueísta , existen dos fuerzas terrenales de poder, dos divisiones de energía mística, las manos y las espaldas. Las manos , quieren aproximarse a auxilio, ayuda , refugio. Por otro lado, las espaldas quieren representarsenos como la indiferencia, la insolencia, la rabia , la envidia, todo los sentimientos dañinos de este mundo que friccionan a las personas entre sí .
Ya indefectiblemente decanta su posición en el mundo habiendo interactuado con estas dos antagónicas. No parece pues, haber salido muy beneficiado , y guarda eso sí un resquemor que lo carcome por dentro como a la madera antigua, la polilla.
Preconcibe el dinero con la antipatía , misantropía y asocialidad, son personas a las que no puedes contarles nada , no son nada especiales , él lo ha experimentado en sus carnes.
Hay cosas que nos descolocan a menudo, como en este caso, los vagos prejuicios desarrollados.

Por último, añadir que él ya lo ve venir porque quiere estar en el medio, entre las personas con un poco de dinero ,y las personas especiales a las que les puedes contar todo. Él , quiere tener un poco de todo en cada cesta. Y lanzó una pregunta : ¿habían oído antes que mucho dinero da mucho miedo?. Yo particularmente no.
En fin, juzguen ustedes mismos.

Un día en el hospital

Me encontraba en la consulta del médico, para una revisión rutinaria y recoger unos resultados. Era lunes , el día de la semana más odiado por todos, a razón evidente.
El sol salía timidamente palediciendo por momentos. Iba con prisa , pues había madrugado adrede para poder ir después a clase , y hacer así ambas cosas en el día. La clase era a mediodía, pero a pesar de ser las nueve de la mañana , caminaba presuroso , asqueado de mi situación. Estaba literalmente driblando personas , que por razones desconocidas transitaban invadidos de una absurda letanía , lánguidos y desazonados se dejaban ver.
Abruptamente ,traté de bregar con ello y finalmente conseguí llegar al hospital. Atravesé el vestíbulo,recorrí el pasillo hacia el fondo , con dirección a las escaleras y subí con ardor y sin complejo alguno. Ello me era consabido, por desgracia quizás pero es así.

Subí hasta el piso respectivo, a primera vista observé el paisaje que se me mostraba, no era muy alentador , había bastantes personas, -para mí sospeché- demasiado entradas en años. Al aguardar la fila para entregar el papel de la cita a la celadora, caí en la cuenta de lo que había ocurrido, mi consulta estaba al fondo del pasillo me aclaró repentinamente.
Desprevenidamente no recordé el sitio donde era ésta y me había dirigido a uno equivocado, pero por suerte, subsane mi falta motivada en gran parte por mi falta de sueño , y por mi estado mental a consecuencia de ello.Nada grave, pero erré.

Ya, finalmente entregué mi papel de la cita, y me dispuse a sentarme en la sala de espera ,hasta que me avisarán. Enfrente mío, se encontraba una despampanante chica jóven , rondaría mi edad aproximadamente unos veinte.
Observé que se me quedaba mirando , como si hubiera estado esperando que alguien entrara en escena para hacer las delicias de un público poco más que paupérrimo.
Saqué mi libro de Groucho Marx y me pusé a disfrutar de sus ingeniosas y mordaces relatos.Esto era instantáneo, he de decir en su honor, nunca antes en mucho tiempo habiame enganchado a un libro tan enardecidamente. Debió parecersele objeto ajeno y vetusto. Alzé la cabeza por un instante y allí seguía mirando como analizandome asqueada, de que nos lanzaramos las típicas miradas en que siempre termina alguno de los dos distrayendo premeditadamente la mirada hacia la ventana o con la imperiosa necesidad de mirar el reloj.
Al reír una de las gracias de Groucho , ahora no puedo recordar cúal, no pudé contenerme y solté una carcajada apocada. Tras lo cual ,comprobé la reacción en mi semejante más inmediato. Se había encorvado hacía la derecha , voluble como adolescente que era, de repente no quería saber nada de mí. No sé si vería la ilustración del libro , y de quíen se trataba- más bien lo dudo profundamente, aunque lo hubiera visto, afirmó y creo rotundamente que no sabría decir a ciencia cierta, quíen es.
Tras lo cual , unos instantes después , llamaron a Nerea a consulta, y mi desconocida tan disoluta se fue como aliviada ,de alguna manera, de perderme de vista por siempre.
Esto no es malo, y aquí acabo mi historia.
He de decir en mi defensa, que cuando me llamaron a consulta, tenían el historial de esta chica sobre la mesa aún por archivar y me fijé en su apellido en unos segundos- no imaginas lo que hacen las redes sociales hoy día. También descubrí que la habían dado de alta, - se cumplía aquello de que no volvería a verme.Lo escuché por casualidad cuando un médico, delante mío, le decía a otro que efectuara la orden emplazada.
¿Cómo acaba esta historia? Pues sí, busqué a esta chica que tanto candor profesaba a sus análogos. Es una camarera de Pachá , y su foto principal sale ella con un chulazo a lo latin lover. Patético sí, pero no me había desvíado ni un pedazo de lo que me había representado esta persona. A veces, me puedo fiar de mi sentido o conciencia,o como quiérase llamarse.

jueves, 7 de enero de 2010

Una historia inmemorable del amor

Hace millones de años, el amor campaba a sus anchas por los mares. El agua , era el único medio de vida,y ésta se materializada en oceános. No tengo constancia de ello, pero la ciencia omnipresente en estas lides puede confirmarlo. Yo no me dedico a demostrar teorías, eso le corresponde a sesudos científicos y expertos.
Bien, como decía el amor nadaba libremente. Una subida temperatura , sería terrible para aquellos paramecios, bacterias y protozoos; supondría aguar más la sopa , aquella sopa de la vida en estado latente .Comenzaré presentando a los habitantes de tan singulares estepas.

El paramecio era aquél tipo refinado,con chaqueta de frac y bigotito tieso y ralo. Solía ser refinado, gustoso de la buena vida, la ópera no se había inventado, pero existían las carreras de erizos de mar que eran arrastrados por las corrientes marinas a lo largo del oceáno- ( las pelusas del fondo marino). Pecaba de petulante y prepotente quizás , pero eso no dejaba inadvertido a las bacterias.
Faltaban muchas cosas, por faltar , faltaban : ojos ,piernas , manos , piernas, cara , pomelos, pómulos, orejas,... Lo que sí es cierto es que el amor se había convertido en una forma de vida, una forma de coexistencia para salvar los peligros e importunios de la vida marina.

Las bacterias flirteaban desperezadamente con los paramecios, estos iban a desempeñar su tarea. Multiplicarse sin remordimiento alguno. Pero las bacterias que tienen memoria, recuerdan los paramecios malos que los trataron de esa manera tan insulsa y desdeñable. Así que cuando aprenden la lección, buscan un fornido protozoo de brazos anchos y sonrisa fulgurante para lanzarse a echarle el lazo. En otro día y entrega, me dedicaré a hablar de las bacterias, señoras y reinas de los mares de allende.

Algunos paramecios pasaban toda su existencia , dentelleando bacterias por aquí , bacterias por allá..., pero llega un momento que se ven obligados en vista a sus debilitados atributos y desgastados , en coexistir con una bacteria para el fin de las eras.
Quedan atrás los tiempos de batida , en los que el paramecio se pavoneaba deshinibidamente por el suelo marino. Jactándose de su poderío físico , mental y espiritual.
Finalmente, los protozoos más inmaduros , y por qué no decirlo, con menos suerte y virtud en sus existencias respectivas- eso sin contar alguna canita al aire con alguna bacteria ligera de cascos por un módico precio de una cena por 42 euros en el Fridays,
son devorados por el oceáno , se mezclan con el polvo marino , para enriquecer aún más la sopa, pero no cualquier sopa, sino ,la sopa de la vida.