domingo, 7 de agosto de 2011

¡Nos vamos por la mañana!

¡Nos vamos por la mañana!
Lo que estoy diciendo a la rubia de ojos color ágata. Y , mientras se lo estoy diciendo, me coge la mano y se la mete entre las piernas. En el retrete me quedo ante la taza con una erección tremenda; parece ligera y pesada a un tiempo, como un trozo de plomo con alas.


Henry Miller. Trópico de Cáncer

No hay comentarios:

Publicar un comentario