lunes, 29 de agosto de 2011

Palabras de Job

Por eso mi alma se niega a estar quieta: está turbada por la enfermedad de mi carne.


Job. 5,4-6,12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario