viernes, 30 de septiembre de 2011

Desde entonces, mi mente estaba por completo libre de esos lugares de diversión y de los ángeles de misericordia que esquilman juiciosamente a sus clientes hambrientos de sexo. Lo único que deseaba esta vez era unas pocas horas de evasión del aburrimiento, unas pocas horas de olvido, y conseguirlo de la manera más barata posible. No temía volver a enamorarme, ni siquiera deseaba acostarme con una mujer, a pesar de la necesidad que tenía de ello. Sólo deseaba convertirme en un mortal corriente, y en una medusa, si queréis , en el océano de los objetos a la deriva. No pedía más que ser zarandeado y chapoteado en un estanque arremolinado de carne fragante bajo un arco iris subacuático de luces mortecinas y embriagadoras.




[...]


Al entrar en el lugar me sentía como un campesino que va a la ciudad. Estaba deslumbrado por el mar de rostros , por el calor fétido que exhalaban centenares de cuerpos sobreexcitados , por el fragor de la orquesta , por el girar caleidoscópico de las luces. Todos estaban a tono con el diapasón de la fiebre ,al parecer. Todos parecían atentos y alertas, intensamente atentos, intensamente alertas. El aire crepitaba con ese deseo eléctrico, con esa contracción que todo lo consumía. Un millar de perfumes diferentes chocaban entre sí, con el calor de la sala, con el sudor y la transpiración , la fiebre y la lujuria de los reclusos, pues era muy definidamente , a mi parecer, reclusos de una u otra clase , quizá reclusos del vestíbulo vaginal del amor, reclusos bestiales que se lanzaban unos sobre otros con los labios partidos, con los labios secos y ardientes , labios ansiosos , labios que temblaban, que rogaban , que sollozaban , que imploraban, que mordían , que maceraban otros labios.
Sobrios también todos ellos, sobrios como la piedra, demasiado sobrios, ciertamente.
Sobrios como criminales a punto de realizar una fechoría. Todos convergían los unos sobre los otros en gran remolino, con las luces de colores jugando sobre sus rostros, sus bustos, sus traseros, cortándolos en cintas en las que se enredaban y entrampaban, pero siempre desenredándose hábilmente mientras giraban cuerpo contra cuerpo, mejilla con mejilla, labio contra labio.




Nexus. 
Henry Miller.

lunes, 26 de septiembre de 2011

El testamento de Villon

XXV
Bien es verdad que he amado
Y que amaría de buena gana;
Pero corazón triste y estómago vacío,
Sólo satisfecho una tercera parte,
Me apartan de los senderos del amor.
¡Después de todo se beneficia
Quien tiene el vientre bien lleno!
Pues la danza viene de la panza.
XXVI
¡ Dios mío! Si hubiera estudiado
En tiempos de mi juventud loca 
Y entregado a buenas costumbres
Tendría ahora casa y lecho blando.
¿ Pero qué? Faltaba a la escuela
Como hacen los chicos malos.
¡ Al escribir estas palabras, 
A poco no se me parte el corazón!
XXVII
La Sentencia del Sabio era oportuna
(Bien pudo hacerlo pero...)
Cuando dice: " Diviértete, hijo mío,
En tu adolescencia" Mas luego
Sírvete de otro plato diferente
Pues " juventud y adolescencia" 
son sus palabras, ni menos ni más,
" Sólo son engaño e ignorancia "


François Villon. 
El testamento.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¿Qué necesidad había ,por lo tanto, de leer las páginas biográficas? ¿ Era necesario estudiar al gusano o la hormiga? ¡Piénsese , sólo un instante, en las víctimas voluntarias como Blake, Boehme, Nietzsche, Hölderlin, Sade, Nerval, Villon, Rimbaud, Strindberg, Cervantes o Dante, o inclusive Heine u Oscar Wilde! 
Y yo, ¿ iba a agregar mi nombre a ese ejército de mártires ilustres? ¿ En que nuevas profundidades de degradación tenía que hundirme antes de adquirir el derecho a unirme a las filas de esas víctimas propiciatorias? 


Nexus.
 Henry Miller

viernes, 23 de septiembre de 2011

Hay un modo de que me hagas..

Hay un modo de que me hagas completamente féliz, amor mío: muérete.


Jaime Sabines.
Antología Poética.

Esa es tu ventana

Esa es tu ventana
Aquella de aquí, la mía.
Así se espera al tiempo, 
mirando por la ventana


Tu ventana está lejos , 
la noche a mi lado
algunas veces la busco 
en la penumbra del cuarto


más allá de mis ojos
una niña se asomaba,
y callaba, miraba ,y callaba
sus ojos abiertos y limpios me están mirando


Esa es tu ventana
aquella de aquí ,la mía.
Así se me pasa el tiempo,
espiándote desde la ventana.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los preparativos

No hay razón para morir, ninguna en absoluto.
Morimos porque carecemos de fe en la vida.
Y eso me trae al presente..a la vida tal como hoy la conocemos
¿ No es evidente que todo nuestro sistema de vida es una preparación para vivir ? ¿ Una preparación para la muerte ?



domingo, 18 de septiembre de 2011

La efusión del alma

He aquí la efusión del alma,
de la desdicha no se tiene nueva.
La efusión del alma es felicidad,
hela aquí , embriagando los ánimos.


Fluye en el aire libre, en espera
nos impregna y nos atrae,
la frescura, el perfume del hombre
y de la mujer.


El sudor del amor de los jóvenes,
obstinación de carácter del viejo,
,el dolor anhelante del contacto,
el estremecimiento de la patada en la puerta.



sábado, 17 de septiembre de 2011

Bárbara

Ella se acercó a nosotros. Al principio ni me percaté de su presencia,  y cuando me quise dar cuenta ella nos estaba pidiendo fuego para encender su cigarrillo ; y yo, yo me fijé en ella y no pude resistirme: era preciosa. Una ninfa escapada, arrojada a la dura realidad de la ciudad. Toda ella. 
Uno de los amigos que estaba conmigo le dio fuego de su mechero. Yo me limité a contemplarla en silencio mientras encendía su cigarrillo y daba esa primer calada revitalizante que tanto ansía uno.
Supe que le resultábamos gratos cuando me miró de arriba a abajo. La pregunté su nombre con voz ronca, debido a los malos días de juerga que últimamente estaba corriéndome, demostrándome a mí mismo que se puede disfrutar de la vida a los 21 años.
¡No seas idiota , disfruta! - eso decía el bueno de Kierkegaard. Y yo para hacerme un favor, procuro no contradecirle.
Me intriga siempre saber cómo se llama una mujer y en este caso era evidente sentir esa necesidad de ponerle un nombre a todo aquello. Si no me lo daba ella , me lo inventaría . Le pondría uno acorde a su estatus , acorde a su posición, tenía clase , fuerza, era diferente a las demás , lo supe desde que me fije en ella.
-Bárbara, me llamo Bárbara - se limitó a decir dejando ver una dulce sonrisita. Era adorable, realmente adorable.
- Un bonito nombre- dijé encantado de oírlo , de estar un paso por delante de toda esa gente que pasaba por la calle , sin duda lo habían puesto con tino
Sin mucho tino andaba por allí mi compadre, que viéndose sobrepasado y adelantado se apresuró a marcar su presencia en esta charla de dos.
- ¿ Y de dónde eres Guapa ?...- dijo con tono socarrón, mecánicamente como quien recita una frase memorizada y mil veces repetido en sendos contextos para salir del trago de hablar con una verdadera mujer.
-Brasil..
- ¿ Y vosotros de dónde sois ? - repuso ella a la vez que se humedecía los labios.
- De aquí , de Madrid..-dijo mi compadre y colega a mano derecha.
No pareció contenta con la respuesta. Se avino hacia mí y me preguntó:
- ¿Tú de verdad eres de aquí?. Tienes una boca muy argentina...
- Sí, sí que soy de aquí , de Madrid...Harto de comparaciones con personajillos le facilité una comparación que me parecía más cercana al caso: - ¿Cómo Calamaro, Andrés Calamaro ?- apostillé.



No parecía saber quién era ,  hacía mueca de desconocimiento ,como si fuera alguien que le hubiera dicho Baruch Von Spinoza o Knut Hamsun. Así que trate de arreglarlo como pude.
- Como Andrés Calamaro, un cantante argentino...
Esta vez si pareció conocer de quien hablaba. -Ah sí ya sé ,no pero no... Tú eres más guapo. 
-¡Vaya gracias..!- la sonreí ampliamente. Un cumplido era un cumplido, y de una mujer tan bonita tenía su mérito. Aquello no había hecho más que empezar.





lunes, 12 de septiembre de 2011

Los tipos como yo...

Los tipos como yo son los que se vuelven locos a la primera de cambio.Estamos de acuerdo en que en la vida uno necesita casco para protegerse de toda la mierda que le cae encima.
Así funciona el mundo,
yo me inmolo para que tú puedas heredarlo.
Para que puedas decir : -este pedazo de tierra es mía, yo me mantuve indemne.
-Trabajé ,  lo conseguí,y lo gané.
Yo no trabajo en nada, no gano nada nunca. 
Ganar, conseguir,... tiene un hálito material que no puedo sostener con mi alma. 
Me daña demasiado tener algo cerca, fijarlo a mi destino, mantenerlo conmigo.
Ardo cuando no está conmigo 
y cuando estoy con él, ardo más.
Me lastima cualquier cosa. 
Deseo y aflicción.
Sólo las almas pueden aproximarse entre sí , 
pues son las únicas que se entienden.
Hay algo en mí, pero sé que está en ti. 
Eso es lo que de verdad importa, lo que debe restar.




Y al final de todo al más sabio le volvieron loco los dioses.







El espíritu se reconoce libre, sin límites para perseguir cosas no intentadas. Lo impregna ese orgullo desmedido que consiste en no reconocer lecciones de otros que no sean las suyas propias.

domingo, 11 de septiembre de 2011

La ametralladora

Yo tenía el problema de conquistar Madrid con una máquina de escribir que, por entonces, manejaba y acariciaba como si fuese una ametralladora.


Paco Umbral.



sábado, 10 de septiembre de 2011

Una vez que una mujer te da la espalda, olvídala: te aman y de repente algo se da la vuelta. Te pueden ver muriéndote en una cuneta, atropellado por un coche y pasarán a tu lado escupiéndote

Charles Bukowski. 
Mujeres.



viernes, 9 de septiembre de 2011

La virtud más noble

En la primera fase de la humanidad superior, se considera la valentía como la virtud más noble
; en la segunda, la justicia; en la tercera, la moderación; y en la cuarta , la sabiduría.
¿ En qué fase vivimos nosotros ?
¿ En cuál vives tú ?


Friedrich Nietzsche. El caminante y su sombra. 64.

¿ Qué es la obstinación ?

El camino más corto no es siempre el más recto, sino el que tiene el viento a favor de nuestras velas: esto es lo que nos enseñan las reglas de navegación. No obedecerlas es obstinarse: la firmeza de carácter es en este caso turbada por la estupidez.


Friedrich Nietzsche. El caminante y su sombra. 59.

viernes, 2 de septiembre de 2011

UNA MUJER ME ESPERA

UNA MUJER  me espera, ella contiene todas las cosas, ninguna le falta,
pero todo faltaría si faltase el sexo, o el licor del hombre 
adecuado.
W.W

A ti

Desconocido, si al pasar junto a mí deseas hablarme, ¿ por qué no has de hablarme?
¿ Y por qué no he de hablarte? 




Walt Whitman . Hojas de Hierba