lunes, 12 de septiembre de 2011





El espíritu se reconoce libre, sin límites para perseguir cosas no intentadas. Lo impregna ese orgullo desmedido que consiste en no reconocer lecciones de otros que no sean las suyas propias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario