lunes, 30 de enero de 2012

Cada hombre es una tabla a la que agarrarse

hay que echar a los hombres en medio del oceáno, y quitarles toda tabla y que aprendan a ser hombres, a flotar.
¿Tienes tan poca confianza en Dios que... necesitas esa tabla a que agarrarte? Él te sostendrá sin tabla. Y si te hundes en él, ¿ qué importa? Esas congojas y tribulaciones y dudas que tanto temes son el principio del ahogo, son las aguas vivas y eternas que te echan al aire de la tranquilidad aparencial en que estás muriendo hora tras hora; déjate ahogar, déjate ir al fondo y perder sentido y quedar como una esponja, que luego volverás a la sobrehaz de las aguas donde te veas y te toques y te sientas dentro del oceáno.


Creer es querer y crear. Unamuno

No hay comentarios:

Publicar un comentario