viernes, 13 de abril de 2012

El castigo de nuestro trabajo

Los dioses condenaron a Sísifo a empujar eternamente la roca a lo alto de la montaña
la piedra volvería a caer por su propio y peso , por la inercia de la gravedad.
No hay castigo más terrible que el trabajo desesperanzado e inútil, el que no lleva a nada.
Ahora que la ética del trabajo se resquebraja en las sociedades modernas , 
¿será ésta nuestra eterna contradicción?



No hay comentarios:

Publicar un comentario