viernes, 11 de mayo de 2012


Hacía saltar las teclas de esa máquina como si fuera una ametralladora. No pensaba dejar títere con cabeza. Básicamente el tránsito del hombre era arrastrar el culo de sol a sol , con el infructuoso objetivo de un veraneo a la costa que más caliente, chiringuito , música ratonera y unos kilos de más. Con el tiempo te encuentras calvo o gordo y hace tiempo que te dejas de encontrar atractivo, ni para ti , ni para los demás . Sin tiempo para hacer las cosas que uno desearía y con que disfruta de verdad. Bienes innegociables que tú has empeñado. Tus hijos te odian , dado el hecho de que trabajas para ellos y nunca es suficiente lo que puedan tener , esas son tus bestias a las que tú llamas hijos. Habidas y anhelantes maquinas de consumir , objeto de las campañas de marketing más agresivo que pueda concebir la mente del ciudadano medio. Dado que la alfabetización ha disminuido preocupantemente , no hay nadie que tenga una puñetera idea de nada. Los títulos universitarios no garantizan un profesional, eso está más que claro. Más bien un joven de mediana edad con ansias de ser explotado maquinalmente por unos mil euros al mes o menos si cabe y con una sonrisa en la boca. Joder. Si este es el mundo que me espera ya le pueden dar por el culo.


5 Sept de 2010
de mi cuaderno personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario